9 de febrero de 2008

Ella

A veces alguien busca un rincón de esta ciudad para que nadie se entrometa en sus asustos. A veces ella lo consigue y otras, en cambio, está en medio de un escenario que es Madrid gritando todo aquello que siente.
Y es que ella no hace más que llamar la atención. Buscar un punto que la siga llevando por el camino de la cordura, pero sabe, que en el fondo, la locura alimenta su corazón.

No es nada para el resto, sin embargo para él lo es todo.
El mundo.

7 comentarios:

Purpúrea dijo...

Qué escenario...
Saludos desde la transitada y atiborrada Ciudad de México. Pero la quiero, qué caray...

Besos.

Andrew LeMarek dijo...

Pues yo creo que la cordura no lleva a ningún sitio. A veces, mezclar la ilusión con una pizca de locura puede ser una terapia altamente recomendable. Acabo de descubrir este sitio.

El nombre era demasiado tentador y todxs sabemos que Ismael no miente. Prometo visitarte a menudo.

Un abrazo.

Tus Labios dijo...

´Gracias por entrar en mi blog que es ya tuyo... interesante el tuyo :)

Besos curiosos

Labios

Miguel dijo...

Encantado de volver a saber de ti y encantado de leerte
Con un beso
Paz

eMe dijo...

Bienvenida de nuevo, bienhallada:)
Oleadas de besos:)

huellas compartidas dijo...

Que hermoso regreso!
Disfrute mucho tu post!
Hay veces que tratamos de huir, pero la ciudad no nos quiere dejar solos... y como dice Ismael "... la ciudad parace un mundo cuando se ama a un habitante..."

Un conserje de noche dijo...

Parece una buena huida ese escenario para todos...