25 de diciembre de 2006

Desordenada habitación

Ya lo escribió hace tiempo Antonio Vega en algún papel:

Éramos uno y uno y luego dos,

más cerca cada vez de un sueño sin adiós;

desordenada habitación.

Son tu calor, hacerte el amor;

mis miedos, mi pasión.

Tanto soñar, con esa flor mezcla de sol y temporal.

El doble filo de un amor real,

actores sin guión, un mundo teatral,

función sin hora de empezar...


A veces cuatro paredes pueden ser testigos de muchas cosas; de un ir y venir de palabras, de besos, de abrazos y de miradas. Todo ello puede girar a gran velocidad y provocar el desorden de una habitación; pero no un caos en nuestra vida.

Ya dijo Sabina que uno más uno nunca suman dos; nunca creí esa frase. Al principio comenzamos siendo uno, nos encerramos entre bloques de cristal para impedir que el otro entre de lleno en nuestro espacio; pero con el tiempo los cristales se van desquebrajando y un hueco se abre. La luz entra y con ella tú, el elemento único y perfecto para sumar dos.


Y son los sueños sin adiós los que crean esos soportes sobre los que se construye cada uno de nuestros días, no hay despedidas definitivas, no hay fines trágicos que dibujen precipicios, ni vértigo por caminar encima de las nubes. Quizás, por encima de todo eso esté lo más especial: firmar tratados entre sábanas, entre roces y susurros que ni las paredes son capaces de escuchar.


Pero, en el fondo, todo lo que llevamos edificando más de ocho meses es nuestra obra de teatro; un escenario diáfano en el que ponemos los elementos necesarios para desarrollar nuestra historia; una historia en la que los actores secundarios están de más, nosotros somos los únicos que pisamos el escenario. El guión no existe porque lo escribimos cada segundo.

No hace falta ordenar la habitación, sabemos dónde dejamos cada instante, cada mirada, cada sentimiento guardado.

(Click para escucharla)

2 comentarios:

Anjana dijo...

Me suenan bien esas letras, aunque retumben en mi alma y me destrocen el corazón... será que la felicidad de los demás, en temas de amor, me mata a mi por dentro...

Infinitos besos!!! y sonríe, nunca dejes de sonreir.

... y me cogía la cabeza y la metía en su jersey. dijo...

Joder ... cuando tiempo sin leer nada tuyo (y mira que lo eché de menos), exactamente meses ... pero aún no sé si algo te cambió o sigues siendo la misma niña perdida.

* yo ahora estoy en dos blogs. Sueños Cojos o InformatiCardióloga